FANDOM



                                    LA ADMINISTRACION DE NUESTRA INTELIGENCIA.

¿CUÁL ES LA RAZON POR LA QUE NO UTILIZAMOS CORRECTAMENTE NUESTRAS CAPACIDADES INTELECTUALES?

(Conocimiento sin carácter *)

Aunque desde el mismo principio de este ensayo hacemos hincapié en los descubrimientos acerca del origen de nuestros instintos más primarios y la necesidad de vivir en equilibrio con ellos, la obra se concentra en lo que deberíamos hacer para adquirir los elementos necesarios que nos permitan la aplicación de la razón, es decir, para mejorar nuestra capacidad de controlar la parte de nuestra mente que realmente esta a nuestro alcance poder controlar, ni más ni menos, no trataremos de vencer a la naturaleza sino de proponer la necesidad de adquirir lo que tenemos a nuestro alcance para adaptarnos mejor a ella, a nuestra propia naturaleza y así mejorar nuestras vidas. Lo hemos hecho en los otros campos de la ciencia, en los cuales evidentemente estamos mucho más avanzados.

Con respecto a la administración de nuestra inteligencia podemos comenzar con algunos buenos ejemplos. Imaginemos a alguien con un buen sueldo, pero que  gastase el dinero en lo primero que se le ocurra, seguramente todo el dinero del mundo no le alcanzaría. Cosas indispensables no podrá comprarlas porque gastó su dinero en inutilidades.

Una interesantísima máxima de La Rochefoucauld nos viene a la medida de lo que tratamos con tantos argumentos de demostrar:

Un hombre hábil ha de establecer jerarquías entre sus afanes, e impulsar cada uno de ellos según su orden; nuestra avidez a menudo lo turba, haciéndonos perseguir tantas cosas a un tiempo, que por desear con excesivo ardor las menos importantes perdemos las que más valen.

Exactamente igual sucede con nuestras potencialidades intelectuales, está demostrado científicamente que la mayoría de los humanos no aprovecha  ni siquiera un 10% de su capacidad.   Si  lográsemos administrar muestra inteligencia eficientemente  estaríamos bien dotados para  enfrentarnos a los retos que nos plantea la vida moderna,  tendríamos suficiente capacidad para solucionar todos o la mayoría de nuestros problemas y sobre todo para evitar otros nuevos que siempre nos buscamos. El asunto es que utilizamos nuestras capacidades intelectuales para trivialidades y no las tenemos disponibles para lo verdaderamente útil.

Alguien debería decirnos alguna vez durante nuestra adolescencia, durante nuestra vida de estudiantes, que es indispensable la buena administración de nuestros recursos intelectuales, de lo que estamos aprendiendo, que la regla de oro es: “DAR BUEN USO A NUESTRA INTELIGENCIA"...

No hay virtud más bella ni mayor victoria que saber gobernarse y vencerse a sí mismo. Pierre de Bourdeilles.

Ahora bien, lo que tenemos que hacer entonces es adquirir conocimientos y facultarnos para usarlos adecuadamente, de eso se trata supuestamente nuestra educación. Pasamos la tercera parte de nuestra vida estudiando y pocos son los que pueden explicar convincentemente para qué lo hacen. No importa cuan inteligente seamos, no importa cuanto hayamos estudiado si no somos capaces de utilizar nuestra inteligencia eficientemente y de manera productiva. Cuantas veces te has preguntado a ti mismo cuestiones tan elementales como las que se señalan a continuación:

..¿Que tanto he aprendido en la vida hasta ahora?...¿Es todo lo que he aprendido verdaderamente útil?..¿Estoy dando el uso adecuado a lo que he aprendido? ..¿No habrá algo que ignoro y que es un conocimiento indispensable para mi vida? ..¿Dónde puedo encontrarlo? ..¿Cómo podría potenciar mi inteligencia? ..¿Cómo puedo hacer uso correcto de ella? ..¿Valdría la pena leer alguno de esos libros de mejoramiento personal? ¿Existirá algo acerca de mi naturaleza humana que desconozco?

..¿A que se deben esos impulsos emocionales que no puedo controlar?

..¿Que es la sicología?

¿Que es la filosofía y en que consiste tener una buena base filosófica en la vida?

..¿Por que algunas obras de literatura se denominan Clásicas? ..¿Por que se han traducido a todas las lenguas? ..¿Qué es lo que hace que una novela sea trascendente? ..¿Quiénes las leen? ..¿Que BUEN LIBRO debería leer hoy? ..¿Dónde puedo encontrar ese libro?

Estas son tan solo algunas de las muchísimas preguntas que nos deberíamos formular. Deberían llamar a nuestro corazón como un timbre de advertencia, si no es así, ¿Qué será lo que nos esta pasando? ¿No nos estaremos perdiendo algo verdaderamente fantástico?

Cómo es posible que existan tantas personas que después de haber pasado más de veinte años estudiando no hayan reflexionado alguna vez, seriamente, acerca de estas preguntas. Si hiciéramos un adecuado esfuerzo por convertir nuestro desarrollo intelectual en la primera meta de nuestras vidas, lograríamos desarrollar una cantidad de capacidades inesperadas, entre ellas quizás la principal: trazarnos metas consistentes y el encontrar siempre el camino para alcanzarlas.

El problema es que nuestra educación esta enfocada para domesticar, que esta muy cercana a la idiotizacion como apuntara Chomsky, el objetivo primordial de este modelo de educación es discapacitar a maestros y estudiantes para que caminen irreflexivamente a través de un laberinto de procedimientos y técnicas, no se fomenta el pensamiento critico independiente y mucho menos la reflexión racional.

Cuando el estudiante abandona los estudios secundarios generalmente esta bordeando la mayoría de edad y comienza una vida de cierta independencia, en caso de no continuar estudios universitarios, es casi seguro que no dedicara mucho de su tiempo a continuar su educación mediante la lectura independiente, por el contrario, se comportara como si hubiera salido de una cárcel y no querrá saber mas acerca de esas torturas utilizando esas dichosas herramientas, los fulanos libros.

En caso de tratarse de personas con una carrera universitaria, es muy probable que la única motivación haya sido la monetaria, es decir, se estudia una profesión para lograr un estatus económico-social, no para saber. Igualmente, la mayoría de los profesionales solo lee eventualmente y por motivos de actualización profesional en muy contados casos por razones de curiosidad intelectual o habito a la captación de ideas.

He sido testigo infinidad de veces de la siguiente afirmación: Desde que me gradué no he leído casi ningún libro y considero que solo lo que tiene que ver con mi profesión vale la pena para mí.

La gente ha sido entrenada para pensar que en esta vida, lo único importante es estudiar para tener una profesión y ser alguien. Es decir que si no posees una profesión, aparentemente no eres nadie. Ser alguien es ocupar un lugar relevante en el ambiente de trabajo y percibir una cantidad de dinero proporcional que te permita proyectarte dentro de esa sociedad laboral. El resto es ir al club de bolos, al cine y a ver algún partido de fútbol. ¿Que mas se puede pedir? ¿Acaso no es esta la comcepcion mas aceptada en nuestra cultura occidental?


COMO SON PROGRAMADAS NUESTRAS VIDAS.

Tal como se desprende de las investigaciones mas recientes en el campo de la sicología, psiquiatría, neurofisiología, informática, cibernética y todas las disciplinas y ciencias que de alguna manera tienen que ver con la conducta humana, el fenómeno de la inteligencia y la inteligencia artificial; parece estar muy claro que cierta parte de nuestra "inteligencia" ( entendida como el conjunto de todas nuestras capacidades intelectuales y psíquicas) viene de alguna forma programada por la naturaleza mucho antes de nuestro nacimiento.

Haciendo un paralelismo con los sistemas informáticos, sabemos que los programas más desarrollados de inteligencia artificial son precisamente los que son capaces de aprender por sí mismos, es decir, son programas dirigidos hacia el aprendizaje automático. Cuando lleguemos a construir un androide funcional, tendrá que estar capacitado para aprender, es decir, poseerá ya de fábrica instalado un sistema informativo programado, bastante complejo, que le permitirá realizar esa función tan especifica como lo es el aprendizaje.

En esa dirección están encaminados los estudios científicos que se desarrollan actualmente en esos campos, en el campo de la inteligencia artificial, la cibernética.

Una de las características del ser humano, como el resto de los animales superiores y muchos de los inferiores es su capacidad para aprender desde el preciso instante de su nacimiento y esto no podría realizarse en lo absoluto si en nuestra mente no estuviera ya grabada la programación necesaria para la realización del proceso de aprendizaje, así como una variedad de instintos que nos permiten sobrevivir y adaptarnos a las circunstancias ambientales.

Algunos de estos programas empiezan a funcionar antes de nuestro nacimiento y otros en el justo momento del alumbramiento. Es por eso que el feto puede permanecer dentro de la placenta, sumergido en el líquido amniótico sin tragarlo, pero en el justo instante de su nacimiento hay un “instinto”que le incita a comenzar a respirar y en ese justo momento se disparan una serie de programas que le permiten realizar las funciones más elementales, entre ellas el aprendizaje.

A partir de nuestra infancia y antes de dar nuestros primeros pasos firmes, nuestras vidas transcurren de una manera más o menos controlada hacia un proceso de programación o aprendizaje. Grabamos todas las imágenes que vemos, las vamos asociando a sonidos concretos, el lenguaje, y poco a poco por un proceso de inducción, se nos van implantando lo que llamamos costumbres, cultura y convenciones sociales, además de la educación formal y académica. Estas son programaciones y acondicionamientos que nos implantan la familia, la iglesia a que pertenecemos, la sociedad en que vivimos y por supuesto el estado. Por eso somos bautizados, concurrimos a la escuela, hacemos la primera comunión, vamos a la enseñanza secundaria, algunos realizan el servicio militar, otros participamos en deportes, estudiamos un oficio y algunos vamos a la universidad a adquirir una educación profesional.

Nuestros primeros procesos de programación consisten en la identificación de objetos y la asignación de símbolos fonéticos para identificarlos y almacenarlos en nuestra memoria. Mamá, papá, nene, gato…. etc…Después vienen ciertos conceptos y adjetivos, colores y oraciones más complejas que relacionan las cosas y las ideas.

La intención es el aprendizaje (grabación en nuestra memoria) de símbolos y relaciones entre ellos que nos permiten comunicarnos, en un lenguaje compatible para nuestra unidad de control y procesamiento de datos, nuestro cerebro. Lo más importante quizás, el aprendizaje y la educación formal nos informan acerca de las normas y condicionamientos que deberían permitirnos establecer una relación social.

Pero como ya hemos dicho en el primer capítulo, también cargamos una serie de programas previos, comunes a todos los seres humanos independientes de la cultura, de la programación socializante específica de cada cultura, pero que compartimos con los mamíferos superiores como los primates. Así que tenemos dos corrientes que nos motivan nuestra conducta. Una interior muy profunda o subconsciente como diría Freud, y una exterior y consciente que proviene de condicionamientos totalmente externos, producto del aprendizaje.

Existen, sin lugar a dudas, una gran variedad de motivaciones que nos son impuestas por la voluntad de nuestra propia naturaleza, y existen las otras motivaciones, las  que son estimuladas o promovidas por la voluntad de otras personas.  Entre estas dos grandes presiones queda un estrecho espacio para motivaciones originadas por nuestra propia voluntad, producto de nuestra propia libertad de decisión, de nuestra propia reflexión. Pero esta reflexión también es condicionada, depende por supuesto de ciertas potencialidades propias y por ciertos argumentos adquiridos mediante nuestro aprendizaje.
De nosotros mismos depende al final la capacidad para desarrollar y establecer buenos criterios. De nosotros mismos depende la anchura o la estrechez de este sector motivacional, este estrecho margen de libertad están de alguna manera en nuestras manos. 

La programación de nuestra mente se realiza de muchísimas maneras, la educación es solo una de ellas, quizás la más voluntaria, la que se realiza más sistemáticamente. En la antigüedad casi nadie recibía ningún tipo de estudios, solo las clases nobles privilegiadas y algunos de sus colaboradores más allegados. El comportamiento de las personas era programado por inducción, en su medio ambiente, es decir copiadas automáticamente por simple observación e implantadas por la familia, por el medio donde se desenvolvían, en donde laboraban, en las iglesias. Así sucede aun en amplios sectores de la humanidad que están estancados desde remotas épocas.

La revolución francesa marcó un hito en la historia y a raíz de ella se vio la necesidad de educar a la población con al menos los conocimientos básicos primarios. Quizás se llegó a la conclusión de que era necesario programar nuestra mente en una forma más organizada y controlada. Los promotores de la revolución seguramente encontraban necesario homogeneizar los programas sobre el comportamiento social y nuestra conducta con respecto al grupo de manera de armonizar más nuestras sociedades.

Aunque las universidades y los seminarios son de origen muy anterior, la educación generalizada impartida en escuelas públicas nació a partir de ciertas reformas creadas en Europa en torno a esas fechas. Fueron inspirados por la llamada ilustración, contemporáneamente con el surgimiento del saber científico. Aún así la alfabetización no llegó a alcanzar a la mayoría de los ciudadanos hasta las postrimerías del siglo XX y solo en los países desarrollados...
 A partir del discurso del método, de René Descartes, se intuyó la necesidad de introducir cambios en la manera de pensar y en el método de análisis filosófico. Los promotores de la revolución determinaron que los ciudadanos deberían adquirir una serie de conocimientos totalmente objetivos, que les permitiera zafarse de las ideas oscurantistas  predominantes  hasta entonces, que los liberara de los prejuicios que los ataban a la explotación por parte de la nobleza y que los rescatara de las manipulaciones de las iglesias.

Durante el reinado de Luis Felipe I de Orleáns: La ley escolar promulgada en 1833 establecía que cada commune de Francia tenía que mantener una escuela primaria masculina, gratuita para todos aquellos que no pudieran pagarla. El programa de estudios daba importancia a la lectura y a la escritura y, en la década de 1840, el francés comenzó a sustituir a los dialectos locales que se hablaban en todo el país. Enciclopedia Microsoft® Encarta® 2002. © 1993-2001 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

Desde el surgimiento de las ideas “progresistas” y “liberales” el hombre ha entrado en la búsqueda de un sistema de pensamiento universal pero a la vez y paradójicamente respetando cada cultura y punto de vista filosófico, lo cual es por sí misma una contradicción absoluta. El resultado esta a la vista, grandes crisis políticas que han dado lugar a grandes calamidades sociales entre las cuales las más frecuentes han sido lo enfrentamientos armados, las guerras.

Sin lugar a dudas que en esos momentos y sin saberlo, se estaba dando una excesiva importancia a la capacidad de adaptación de la conducta a motivaciones externas o más exactamente a un aprendizaje y a motivaciones conductistas del tipo premio castigo.

Rosseau escribió un famoso libro "Emilio" donde plantea lo que debería ser la educación formal de los futuros ciudadanos, ya Platón casi tres mil años antes había definido la función de la educación ciudadana en su República. 

Pero no todos estaban de acuerdo con la capacidad de todos los seres humanos para emprender el viaje hacia un mundo más racional y civilizado. Voltaire y Moliere satirizaron en sus escritos las circunstancias, costumbres y en general las conductas de su época, burlándose de sus perjuicios y pretensiones. Goethe por su parte exacerbó las virtudes y el romanticismo. Newton se inclinaría al estudio del mundo físico y lo material. Condenso su trabajo en "La Filosofía del mundo físico", identificando las primeras leyes de la física y la astronomía, desplazando a La Tierra del centro del Universo.

Por cierto, una de las obras más relevante de Voltaire fue su diccionario filosófico y aunque Voltaire era muy sarcástico en sus escritos, no caben dudas  que estaba perfectamente consciente de la necesidad de establecer conceptos claros y universales que pudieran hacer posible la compatibilidad al momento de encarar lo referente a la reflexión filosófica. Si queremos reflexionar sobre temas de interés común y compartir y discutir nuestras reflexiones debemos hablar el mismo lenguaje y utilizar los mismos términos y por supuesto un diccionario que los relacione. 
Todo parecía que se canalizaba hacia el camino correcto y que a través de la educación masiva, se lograrían extinguir de la humanidad  plagas enraizadas en la ignorancia: Quizás se pensara que seria el fin de las religiones, producto de los delirios de tantos profetas, el fin de las creencias recalcitrantes y gregarias; la erradicación de la segregación social, la discriminación racial y sus consecuencias más inmediatas: el hambre, las enfermedades y los vicios. Paradójicamente se pretendió programarnos para alcanzar nuestra liberación espiritual.

A pesar de tantos años de educación pública, difusión de ideas y el desarrollo de las comunicaciones. Lo que percibimos en nuestro entorno nos da claras muestras de que la educación masiva y la abundancia de “información” no han logrado su objetivo en absoluto y que por el contrario nuestras mentes están siendo programadas de una manera muy distinta a través de los múltiples y sofisticados mecanismos.

Estos mecanismos son muy diversos, entre ellos se destacan los medios masivos de comunicación radiales, televisivos y escritos. La gigantesca maquinaria de manipulación psicológica en manos de las agencias publicitarias. La interacción con el medio social que nos circunda, con sus inducciones brutales representadas en las costumbres y mecanismos de sobre-vivencia. El sin fin de estereotipos de violencia y degradación de los populosos barrios y arrabales. Y como dejar de mencionar: El adoctrinamiento político a manos del estado o las diversas agrupaciones políticas. En el cuartel y en no pocas oportunidades, dentro de los campos de entrenamientos terroristas o las escuelas de sicarios.

Lo referente al desfase que existe entre los avances tecnológicos y el atraso social será objeto del próximo capítulo, en el cual se hará referencia a como los medios masivos de propaganda son los que en la realidad determinan las conductas de la mayoría de los ciudadanos.

La carencia de una filosofía ante la vida, la implantación religiosa y su misma desvirtuación, las ideologías de bolsillo y el bombardeo mediático, hacen que la mayoría de los individuos estén sumidos en el caos, a la deriva y sean presas fáciles de la voluntad de poderío de ciertas elites que tiene como única meta la acumulación de grandes fortunas o el simple ejercicio del poder. Son miles de millones de personas que viven como autómatas, programados vilmente con el único propósito de satisfacer los más bajos instintos que dispara una glándula ubicada en el centro del cerebro de un puñado de adictos al poder.


DEFINICION DE FILOSOFIA, LOS FUNDAMENTOS DE LA FILOSOFIA MODERNA Y SU IMPORTANCIA EN RELACION A NUESTRA CONDUCTA Y NUESTRA CONCIENCIA SOCIAL..


¿Para qué es necesario tener una filosofía o dicho de otra manera, contar con una buena base filosófica?

¿Quiénes son los hombres llamados a identificar la dirección en que deberíamos canalizar nuestros esfuerzos primarios?.. ¿Quiénes deberían suplirnos con el diccionario filosófico que nos permita interpretar nuestro entorno, ubicarnos a nosotros mismos dentro de nuestra sociedad, dentro de la naturaleza y del universo mismo?

Recientemente leí en algún sitio de Internet que ahora no recuerdo la siguiente aseveración: "La filosofía es el saber acerca del presente desde el presente, presupone un estado de las ciencias y las técnicas suficientemente desarrollado en el campo que estamos analizando. Es conocimiento organizado de los acontecimientos, de los fenómenos de la naturaleza, y por ende, de lo fenómenos sociales. La filosofía es el enfrentamiento de las ideas con las relaciones sistemáticas de las mismas. Identifica las líneas que conectan las analogías y contradicciones entre las ideas y conceptos que se integran en las ciencias, así como entre las distintas manifestaciones de la cultura y el conocimiento en general.” La filosofía pone en la mano del individuo un mapa más o menos inteligible de la ubicación relativa de los conceptos e ideas. (Luce bastante acertado)

A medida que las ciencias se van desarrollando nacen conceptos y definiciones, se establecen relaciones lógicas entre ellas así como aplicaciones prácticas, relacionadas con la dinámica social. La filosofía es la herramienta de interpretación de estas relaciones múltiples entre el individuo, su mundo circundante y las ideas y conceptos procreados para interpretarlas.

Un hombre sin filosofía es como una persona miope que anda por una ciudad que desconoce y tampoco tiene una idea clara de a donde quiere ir.

                                                                                                       Propia.

Vivir sin filosofar es, propiamente, tener los ojos cerrados, sin tratar de abrirlos jamás.

                                                     René Descartes.

En la antigüedad como ahora estas carencias filosóficas de la mayoría se contrarrestan con las religiones. Estas interpretan la realidad usando mitos y fantasías que en cierta forma obligan a estas gentes a comportarse conforme a una normativas mas o menos conveniente para la comunidad religiosa misma y para la sociedad a la cual esta inscrita. Todo ello bajo la amenaza de severos castigos en una vida posterior. En muchos casos su imposición es aun en nuestra época forzosa y mediante grandes sacrificios humanos.

En la actualidad podemos percibir fácilmente que la mayoría de las personas que conocemos practican una religión totalmente desvirtuada que se entrelaza con facilidad a ritos y creencias totalmente paganas y que no tiene ninguna dificultad para combinarse con la brujería y hechicería más absurda. En cualquier altar del típico hogar venezolano conviven sin molestarse imágenes de Jesucristo, El Negro Primero, Maria Lionza, unos pedazos de sábila, alguna palmera y varios frascos de lociones preparadas por el brujo de cabecera. No hay prostituta que no se persigne antes de guardar el dinero producto de su trabajo ni sicario que no cargue tres escapularios.

Si aceptamos las teorías respecto a los tres sectores operacionales en que se divide el cerebro. Si aceptamos que el sistema límbico contiene los programas que moldean nuestros instintos más primitivos y que por lo tanto portamos un sistema operativo con un software que fue diseñado hace millones de años. Si estamos conscientes de que le hemos agregado unos programas tan recientes como de unos tres mil años. Entonces podemos entender el porqué tenemos tantas y tan graves dificultades para adaptarnos a las necesidades que imponen el siglo XXI.

Los  caminos recorridos por el hombre en su intento por encontrar los programas adecuados para ser instalados en su desarrolladísima computadora central han sido extensos y muy sinuosos, comenzó en las cavernas, a la luz de la luna, recorrió grandes desiertos y altas montañas. Libró infinitas batallas y fue fuente de inspiración para grandes obras de la literatura, la religión  y la filosofía. Pero el hombre  esta muy lejos de haber encontrado el programa correcto, el software adecuado para la computadora más compleja que existe en el universo.

Un poco después de los primeros días de la ilustración surgieron nuevas inquietudes acerca del origen del hombre y sobre su razón de ser. En el final del siglo XIX los filósofos vaticinaron cambios transcendentales en toda Europa y el mundo civilizado; El ocaso de la idolatría, el final del absolutismo como método de gobierno, el fin de las religiones intolerantes, la liberación del espíritu, el ascenso del hombre, el desarrollo extensivo de las artes y de las letras, en fin el nacimiento de un nuevo hombre dueño de su destino, seglar, racional, inmune a lo exotérico y a lo religioso, libre de esclavitud en cualquiera de sus manifestaciones.

Nietzsche revolucionó la filosofía y abrió las puertas al pensamiento moderno. Son obras suyas: El ocaso de los ídolos, Más allá del bien y el mal, El anticristo y muchos otros escritos con los cuales se dedicó a demoler una buena porción de lo que quedaba de la filosofía griega. Atacó directamente a los cimientos de las religiones, el culto a la personalidad de los ídolos, a las ideas preconcebidas de lo que esta bien y lo que no de acuerdo a cada cultura. Él, más que ningún otro, combatió la manipulación del hombre por el hombre a través de la charlatanería  y el  mesianismo, ingredientes principales de las religiones y las ideologías políticas.  

A pesar de tantos esfuerzos, los hechos en la historia contemporánea no fluyeron como se anticipaba desde el cristal del conocimiento racionalizado y científico. Así como las ciencias naturales, el dominio de las matemáticas, la física, la química y en general las tecnologías científicas nos han permitido acortar las distancias, volar, salir de la atmósfera, construir grandes rascacielos, buques, fábricas y en general del disfrute de interminables listas de bienes materiales. En el campo intelectual, la mayoría de los humanos no han progresado mucho. Las religiones, la santería, lo metafísico, la brujería y hasta la astrología siguen siendo los únicos fundamentos para la mayoría de los seres humanos a la hora de tomar las decisiones más importantes de su vida.

Teme al hombre que ha leído un solo libro. Decía Santo Tomás de Aquino.


FILOSOFIA VERSUS FILOSOFIAS. (El programa de última generación)

          La democracia tiene como una de sus más básicos preceptos la pluralidad, el respeto a las ideas, la libertad de religión y en general el respeto a cada uno de los adoquines que conforman esta desdichada torre de Babel que es nuestra cultura actual. (Lamentando la crudeza de este párrafo)

        Respecto a las ideas y las opiniones, son como los traseros, todos  tenemos uno. Una muy expresiva opinión que leyera recientemente.... Por supuesto tenemos derecho a tener una opinión propia, además todos merecemos respeto a nuestra individualidad, pero lo que es un lamentable error es pensar que de esto se desprenda que todas las ideas sean válidas por igual, que merezcan ser respetadas. No es cierto en lo absoluto, las ideas no necesitan el respeto de nadie, en tal caso las personas que las origina lo merecerían y no siempre. Algunas ideas son disparates, otras son simplemente absurdas y muchas no son más que tonterías.
El hecho de que todos merezcamos respeto no implica que se nos debe respeto a todas nuestras ideas, algunas no solo no merecen respeto sino que deberían  ganarse la mayor de las repulsiones. No bastaría siquiera con la simple indiferencia. Por el contrario los espíritus pródigos en buenas ideas, en valiosas opiniones, en certeras definiciones, son las que verdaderamente merecen nuestro máximo respeto. El resto a lo sumo consideración y análisis critico.
     Simplificando estas  ideas al máximo, siempre entendí que la filosofía era por concepto, el estudio de los orígenes de todo lo que nos rodea, por eso los antiguos filósofos trataban de explicar todo: eran doctores en matemáticas, geometría, ciencias naturales y por supuesto en ciencias sociales y teológicas.
     Bastante después, la filosofía de fue especializando en cada una de las materias y así algunos filósofos escribían tratados bastante específicos, como Isaac Newton que escribió su tratado sobre la filosofía física, que nosotros recortamos simplemente como física.  Aun así algunos filósofos modernos como Bertrand Rusell, eran grandes matemáticos y doctos en ciencias sociales. Ahora tendemos a llamar filósofos a los que se refieren mas específicamente a los temas sociales, los otros quedan etiquetados como científicos, teólogos, poetas, antropólogos o lo que venga al caso.
     El hecho es que mientras aceptamos solamente leyes muy específicas para las  matemáticas, unas leyes  universales y concertadas para la química, una sola geometría, teorías universalmente aceptadas sobre la biología e incluso bastante aproximación en los temas antropológicos, somos totalmente ambiguos cuando nos referimos a las ciencias sociales y sobre todo la filosofía.
     La filosofía viene siendo para la mente humana lo que es el sistema operativo desarrollado lo es  para las computadoras personales, es como decir que un programa diseñado para administrar programas y manejarlos como el Windows viene siendo  lo mismo que una religión, una especie de forma de interpretar y manejar nuestras decisiones y criterios. Por ejemplo tenemos a las religiones cristianas, muy extendidas por occidente,  pero nada más eso, inaplicables en la mayoría de los países  musulmanes, los hinduistas, budistas y otros  cuyos conceptos no son compatibles con este lenguaje de interpretación.
Imagínense ustedes que tratásemos de crear una red global como Internet pero pusiéramos como criterio básico que se respeten todos los sistemas operativos, que se pueda conectar cualquier máquina, con cualquier tipo de interfaces, con programas incompatibles y que  este prohibido el uso de filtros para virus. Seria un caos absoluto y nadie podría comunicarse sin bastantes sacrificios.
     Lamentablemente los humanos somos victimas de un implante desde que salimos de la sala de partos. Nos clavan en el cerebro que  todas las ideas merecen respeto, a pesar de que muchas de ellas deberían causarnos estupor y espanto. Si la filosofía es el estudio del origen de los fenómenos que nos rodean y si aceptamos que todo lo que nos rodea debe tener algún origen cierto aunque sea muy difícil de encontrarlo, deberíamos entender que para todo lo que sucede en el universo hay una explicación correcta e infinitas especulaciones absurdas.
Hagamos el ejercicio mental de suponer que al estudio de las leyes auténticas que imperan en el universo se le debería llamar filosofía y que como esas leyes son universales, específicas e invariables, entonces debería existir una sola filosofía, una sola forma de analizar, la correcta, aunque sea a veces casi imposible de descubrirse.
     El problema más grave de la humanidad, la madre de todos los problemas, es que no queremos reconocer que todas las "filosofías" con que tratamos de manejar nuestra súper-sofisticada computadora biológica son obsoletas. Nuestro cerebro posee una complejidad  muy distante de ser duplicada tecnológicamente. Es una complejísima maquina  computadora la cual tratamos de poner a funcionar con sistemas operativos diseñados hace miles de años por pastores, carpinteros, guerreros y uno que otro charlatán, vago de oficio.
     Lo más lamentable de todo esto es que seguimos  insertando en nuestras mentes discos de programación que contienen programas llenos del polvo de las cavernas y de las cuevas cercanas al mar de Galilea. Por otra parte tenemos bajo nuestra responsabilidad, tecnología mecánica, electrónica, nuclear y química, capaz de borrarnos decenas de veces de la faz de La Tierra. La mezcla es verdaderamente explosiva por no decir diabólica.
  Siempre me recuerdo de la foto de un soldado israelita con su típico sombrerito cubriéndole el cogote y rezando con un libro sagrado en sus manos. En su hombro colgaba una Uzi y al lado se perfilaba la imponente silueta de un vehículo acorazado  de combate.
    Podemos estar seguros de que debería existir una sola filosofía, pero  estamos lejos de haberla indagado, está en pañales. Muchísimos filósofos desde Aristóteles y Platón  hasta Nietzsche, Kant, Engels, Hegel o el mismo Marx, la empezaron a delinear, otros después le han ido postulando y agregando algunos elementos, algunas leyes mas o menos universales, descubriendo algo por aquí, un poco por allá, pero en fin, no estamos ni siquiera gateando.

Georges Politzer en sus Principios Elementales de la Filosofía señala que existen dos grandes vertientes de la filosofía, una que se respalda en la concepción científica y otra que posee una concepción no-científica. Dentro de la vertiente no-científica se ubican las filosofías idealistas y las religiones, mientras que proclama al materialismo dialéctico como la filosofía científica que fundamenta al marxismo.

Algunos como el obispo Berkeley, a quien se ha llamado padre del idealismo, sostiene que no existe el mundo material sino que lo único que existe es un mundo espiritual que esta domiciliado en nuestro espíritu. Respecto a esto dice: ”la materia no es lo que creemos, pensando que existe fuera de nuestro espíritu. Pensamos que las cosas existen porque las vemos, porque las tocaos; y como ellas nos brindan esas sensaciones creemos en su existencia.

 Pero nuestras sensaciones no son más que ideas que tenemos en nuestro espíritu. Así pues, los objetos, que percibimos por nuestros sentidos no son otra cosa que ideas, y las ideas no pueden existir fuera de nuestro espíritu.”
 Según Politzer los razonamientos de Berkerley son la base de todas las filosofías idealistas posteriores.
 Según estos, el espíritu crea a la materia y el mundo no existe fuera de nuestro pensamiento, son nuestras ideas las que crean las cosas.
 Para los materialistas lo que sucede es todo lo contrario, es la materia la que da forma al espíritu. Este no es más que un producto superior de la materia.

Nuestra conciencia y nuestros pensamientos, por muy transcendentes que parezcan, son solo un producto de un órgano material, corporal, el cerebro.

Parece ser que la filosofía está aun en el proceso de determinar si realmente existimos o solo somos producto de la imaginación. Pues si aun no estamos seguros de nuestra propia existencia como vamos a llegar a resolver alguno de nuestros múltiples problemas que para muchos pueden parecer entonces igualmente imaginarios. Para otros estos problemas son el resultado de haber pecado o no creer en un Dios que parece disfrutar de este espectáculo tan horrendo en que esta sumida nuestra civilización.

Si el ser humano quiere salir del atraso social en que se encuentra tiene que hacer en el campo de la filosofía lo mismo que ha hecho en los otros campos del conocimiento humano en los que ha avanzado significativamente. Tiene que invertir recursos en investigación filosófica, recursos humanos y recursos materiales, sea una parte de los miles de millones que se invierte en armamento, en tecnología digital o por lo menos lo que se consume en drogas y alcohol.

    Se debe ocupar una importante porción de los recursos humanos de todas las naciones en el estudio  y desarrollo de una filosofía universal, mundial, que sea compatible con todo el género humano. Un lenguaje que nos sirva a todos para interpretar nuestra realidad. Que interprete al hombre como una sola especie, con ideales comunes sin discriminación de ninguna clase.  Solo así nos entenderemos, solo así seremos compatibles y coexistiremos civilizadamente. ¿Será esta una proposición demasiado inocente? 
   Si lográsemos desarrollar al ser humano en su dimensión intelectual. Si lográsemos  generalizar el crecimiento humanístico hasta crear una verdadera clase media cultural, con un ingreso per-cápita humanístico adecuado. Entonces no tendríamos que invertir tantos recursos en armamento, no se dispensarían fortunas de drogas y alcohol y sobrarían recursos para la alimentación la educación y la salud.
    Supongamos que se lograra esto, que las ciencias sociales, inexactas actualmente, pudieran hacerse converger en la auténtica y casi-exacta ciencia social, que descubramos leyes relativamente precisas, comprobables y que  pudiéramos condensar en lo que llamaríamos simplemente, la FILOSOFIA CIENTÍFICA universal, entonces contaríamos con la más poderosa herramienta al servicio del ser humano, el elemento indispensable para su transformación en un verdadero ser superior.
  No se esta proponiendo ningún disparate, se esta proponiendo que en vez de combatir las ideas con bombas atómicas se destine ese dinero para intentar ponerse de acuerdo. Que en vez de gastar miles de millones en drogas las gastemos en educación, y en vez de producir millones de toneladas de cerveza se promueva la cultura.
    Y es que el problema no es que un buen número de escritores sean alcohólicos sino que pareciera que es ese el único estado en que algunos seres manifiestamente superiores pueden soportar al resto de los seres humanos sin morirse de asco. 
    El siguiente paso sería condenar, prohibir, eliminar y todo lo que podamos hacer para que no quede rastro de las decenas de colecciones de mentiras, ideas absurdas y alucinaciones con que hemos tratado de interpretar nuestro entorno hasta la actualidad. Algo que no debería de dejarse de hacer en alguna esa época futura, es guardar un inmenso archivo, un gigantesco museo, con fotos, películas, novelas, biografías, historias, ciudades y aldeas, armas  de destrucción masiva y toda cantidad de instrumentos aberrantes con que cuenta actualmente la humanidad.
Por otra parte debería realizarse una labor exhaustiva de registro de la historia de lo que acontece en la actualidad, las miserias, el hambre, las enfermedades, la drogadicción, el crimen y en general la inhumana forma de vida actual. De esta manera pudiera ser refrescada en las mentes de los habitantes del futuro toda la información acerca de nuestras calamidades actuales. Una  manera de que les produzca pánico la sola idea de permitir el resurgimiento de las religiones e ideologías  que hasta ahora hemos seguido.
    Si en esa época hipotética y futurística existiera algún descarriado, algún "revolucionario" sería sin duda muy útil enviarlo a algún lugar bien controlado en alguna isla inaccesible, donde se mantenga una sociedad permisiva y primitiva como la nuestra, con falsas  democracias  como las nuestras, donde convivan y se permitan todas las religiones, las "filosofías" y las ideologías que actualmente respetamos tanto. Además les dejaríamos que se gobernaran de la manera que ellos decidan, democráticamente.

Ese hipotético castigo me parece suficiente vil para los que intenten cuestionar el modelo social fundamentado en una filosofía universal bien definida y coherente con la realidad.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar